Pronunciamiento en contra del cobro por segunda carrera y en favor de la gratuidad de la educación superior

El Círculo de Investigación Líderes Optimistas Revelando Derecho (CILORD) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas (FCJP) de la Universidad Nacional del Altiplano de Puno (UNAP), expresa su preocupación por la defenestración del derecho a la gratuidad de la educación superior contemplada en el literal c, inciso 2 del artículo 13 ° del Pacto Internacional de Derecho Económicos, Sociales  y Culturales (PIDESC) que señala “la enseñanza superior debe hacerse igualmente accesible a todos, sobre la base de la capacidad de cada uno, por cuantos medios sean apropiados, y en particular, por la implantación progresiva de la enseñanza gratuita”, derecho  actualmente conculcado en las universidades peruanas por el cobro por la segunda carrera, sustentando en el artículo 100.12º de la Ley Universitaria N.º 30220 que estipula que “En el caso de las universidades públicas, la gratuidad de la enseñanza se garantiza para el estudio de una sola carrera.”; como es el caso de la UNAP, que ha emitido la Resolución Rectoral N.º 3001-2016-R-UNA de fecha  19 de agosto de 2016, que establece criterios para el pago por segunda profesión para el semestre 2016-ii, situación que ostensiblemente vulnera la gratuidad en la educación de carácter universal por cuanto la ley universitaria condiciona el goce del derecho a la educación superior para estudiar una segunda carrera, por lo que el CILORD, recomienda la derogación del citado artículo de la ley universitaria a fin de garantizar el derecho a la educación en todos sus extremos y propone el principio de la gratuidad de la educación superior como imperativo para el estado peruano, con esto ratificamos nuestra posición en favor de una universidad abierta, pública y accesible para todos y todas.

Anuncios

Pronunciamiento sobre la violencia de género

Las relaciones humanas están marcadas por comportamientos racionales e irracionales. La racionalidad se manifiesta cuando los valores, principios y concepciones morales son respetados dentro de una comunidad. La irracionalidad es la expresión de la fuerza y la transgresión de los valores y principios comunes que garantizan la paz y seguridad. La interrelación entre los individuos dentro de la sociedad no solo está enmarcada a los dos tipos de comportamientos señalados, sino que es mucho más complejo e intrincado, pero, por razones de espacio nos limitaremos a lo indicado.

La prensa informa diariamente hechos de violencia contra la mujer. Los principales responsables de estos hechos son los de sexo opuesto, los hombres. El caso paradigmático que ocurrió en los últimos días dentro de la región de Puno es de una mujer golpeada por un fiscal. Según la información difundida por los medios de comunicación, la mujer era pareja del magistrado. La sanción que recibió por la golpiza propinada a la mujer, fue la destitución, así como denuncia penal por el delito de tentativa de feminicidio. Este hecho es una clara evidencia de la violencia de género que está presente en la sociedad peruana, ya que hechos noticiosos de este tipo se registran en todo el país. La violencia por razón de género es una situación discriminatoria hacia las mujeres, la razón principal al que responde este tipo de violencia está vinculada con la figura sobresaliente que se le atribuye al sexo opuesto. Entonces, ejercer violencia contra las mujeres comprende realizar comportamientos irracionales derivados de una interrelación social insoportable.

La Constitución y los instrumentos internacionales condenan la violencia de género. Estas normas esenciales no toleran la existencia de inequidad y desigualdad dentro de la sociedad, por las razones que sean. Los comportamientos irracionales que generen violencia de cualquier tipo deben ser erradicadas, y con mayor razón la violencia de género. Las interrelaciones sociales dentro de un Estado Constitucional están inspiradas por principios morales que no permiten la existencia de ningún tipo de situaciones de inseguridad y desventaja hacia las personas, por esta razón, declara frontalmente la guerra a cualquier hecho que viole los derechos.

Finalmente, desde el CILORD condenamos cualquier tipo de violencia. La violencia de género es el tipo de comportamiento irracional que no debe pasar desapercibido. Frente a los últimos sucesos el CILORD condena y exhorta a la sociedad a que las interrelaciones sociales se realicen dentro de los principios que inspiran el Estado Constitucional, así como generar situaciones de respeto y ejercicio pleno de los derechos básicos.